Observatorios ciudadanos y buen gobierno

Observatorio

En este texto, Selene Martínez Guajardo y Lorenzo Rosenzweig discuten sobre el papel de los “observatorios ciudadanos” en la conformación de un buen gobierno, además de hacer un listado de algunos cuya importante labor ha contribuido a la resolución de múltiples problemas sociales y ambientales.


Ahora aterricemos un poco la idea principal de observatorio y agreguemos una palabra mágica a este concepto: la palabra ciudadano.


“A principios de este milenio surge la necesidad de construir, en diversas sociedades democráticas del mundo, los “observatorios ciudadanos” como sistemas formales de información relevante para la buena gobernanza, el derecho a la información, la transparencia y la rendición de cuentas.”


La observación desde el lente ciudadano organizado es crucial para el avance real hacia un buen gobierno, plural y objetivo, cuyas decisiones obedecen al interés público y se sustentan en el conocimiento y la información más actual y objetiva. Esto es válido donde quiera que nos encontremos y cualquiera que sea el tema de interés. A principios de este milenio surge la necesidad de construir, en diversas sociedades democráticas del mundo, los “observatorios ciudadanos” como sistemas formales de información relevante para la buena gobernanza, el derecho a la información, la transparencia y la rendición de cuentas. Estos cuentan con la capacidad de reducir las asimetrías de información entre las autoridades y la ciudadanía.

El concepto de observatorio ciudadano, aplicado a temas sociales y de buen gobierno, fue acuñado originalmente por Robert C. Wood en 1962, quien propone que la política pública en materia urbana sea tratada como un fenómeno científico y sea sometida a la observación. De manera específica para temas ambientales, este concepto fue aplicado en 2009 por la profesora Jacqueline McGlade.

Estos observatorios ciudadanos surgen de la consolidación técnica y política de la misma sociedad civil que se fortalece como un actor con capacidades técnicas para analizar y estudiar fenómenos ambientales y sociales. En muchos países se han convertido, incluso, en consultores de gobiernos y agencias internacionales.

En México, es significativo que varias de estas jóvenes agrupaciones, como el Observatorio Ciudadano de la Ciudad de México, el Instituto Mexicano para la Competitividad (IMCO), el Centro de Estudios Espinosa Yglesias (CEEY), México Evalúa, Mexicanos conta la Corrupción y la Impunidad, la Red de Observadores Ciudadanos de La Paz (ROC), el Observatorio Ciudadano de Calidad del Aire del Área Metropolitana de Monterrey (OCCAMM),  el Observatorio Mexicano de Emisiones de Metano (OBMEM) y el Observatorio Ciudadano de Calidad del Aire (OCCA), hayan surgido de un creciente fortalecimiento de la sociedad civil y sus capacidades para ejercer su voz, sobre todo en las últimas dos décadas, cuando recién estábamos viviendo nuestra primera infancia de alternancia partidista.

Qué mejor manera de entender este concepto institucional que analizando seis ejemplos de observatorios enfocados en temas como la competitividad y el desarrollo económico y social, el otorgamiento de concesiones sobre los recursos naturales de una nación, la calidad del aire, la conservación de los sistemas arrecifales, el cumplimiento del estado de derecho en el mar y la mitigación de emisiones contaminantes como el metano.

1. Instituto Mexicano de la Competitividad, A.C. (IMCO)

El Instituto Mexicano de la Competitividad, A.C. (IMCO) es un centro de investigación en política pública que propone soluciones a los desafíos más importantes de México. Apartidista y sin fines de lucro, busca alternativas para transformar la vida de las personas y promover el libre ejercicio de sus derechos.

Hace más de 20 años, el IMCO fortaleció el mercado de las ideas en México al fomentar discusiones abiertas sobre política pública, sin sesgos ideológicos, fundamentadas en análisis rigurosos de evidencia y datos duros, y con un estilo de comunicación nítido y conciso. Con sus investigaciones y propuestas basadas en evidencia, el IMCO busca que México, sus regiones, estados y municipios sean más competitivos, es decir, que sean capaces de generar, atraer y retener talento e inversión.

Para incidir positivamente en la competitividad, el IMCO ha dividido sus investigaciones en tres grandes áreas: el área de “Economía Sostenible” reúne análisis que conduzcan a un mercado de trabajo eficiente, a un comercio exterior dinámico, a un sector energético limpio, asequible y confiable, y a un medio ambiente protegido para las próximas generaciones.

Con sus investigaciones sobre la participación de la mujer en la economía y sobre educación, el área denominada “Sociedad Incluyente” documenta y emite recomendaciones para que tanto hombres como mujeres accedan a mejores oportunidades laborales, con un enfoque en el desarrollo de habilidades para un capital humano que genere una sociedad próspera e incluyente.


“El Instituto Mexicano de la Competitividad, A.C. (IMCO) es un centro de investigación en política pública que propone soluciones a los desafíos más importantes de México.”


Por último, el área de “Gobierno Efectivo” analiza la capacidad de los gobiernos para gobernar efectiva y eficazmente, a partir de la manera en que las organizaciones del sector público se estructuran y gestionan, planean y ejercen las finanzas públicas, y monitorean y comunican sus resultados, tanto a nivel federal como estatal y municipal.

2. CartoCrítica (CC)

CartoCrítica es una organización ambiental sin fines de lucro, dedicada al análisis de la información espacial que configura el territorio, desde un enfoque de defensa del medio ambiente, de participación ciudadana y de impartición de justicia. Además, construye herramientas de acceso a la información geográfica y da recomendaciones de política pública y de gobierno abierto en materia de derechos humanos, impacto ambiental, agua, energía, hidrocarburos y minería, principalmente.

CartoCrítica mantiene una agenda temática abocada a tareas de investigación, análisis y acceso a la información, en colaboración con alianzas y movimientos sociales, organizaciones de la sociedad civil y centros de investigación. El trabajo que realiza es multidisciplinario: parte de la investigación legal y documental, los sistemas de información geográfica y el análisis geoestadístico, para elaborar estrategias, diagnósticos y recomendaciones de transparencia en políticas públicas, ambientales y territoriales. Genera adicionalmente cartografía y estadísticas temáticas especializadas que sirven para la defensa comunitaria del territorio, la toma de decisiones públicas y el trabajo legislativo para mejorar la gestión y el cuidado de los recursos naturales en manos de las comunidades que los habitan.

Mediante mapas, artículos, foros y espacios de divulgación e incidencia, CartoCrítica brinda acceso a formas novedosas de mirar el territorio y de identificar comunidades, recursos naturales, infraestructura, industrias, contratos, concesiones, permisos, zonificaciones y una gran cantidad de instrumentos con los que se configura la tierra, el territorio y los recursos del país. Su labor permite al ciudadano comprender la transversalidad de las políticas públicas reflejadas geográficamente, así como los impactos y repercusiones acumulativas de las malas decisiones.

Análisis de la deforestación y gestión forestal (2023) a raíz del Tren Maya; captura de pantalla tomada de http://trenmaya.cartocritica.org.mx/

3. Observatorio Ciudadano de la Calidad del Aire del Área Metropolitana de Monterrey (OCCAMM)

El Observatorio Ciudadano de la Calidad del Aire del Área Metropolitana de Monterrey (OCCAMM) está integrado por ciudadanos conscientes de la grave problemática de contaminación atmosférica que enfrenta la Zona Metropolitana de Monterrey (ZMM), lo anterior con la misión de fortalecer, desde una perspectiva técnica y conciliadora, el marco normativo y las instituciones de gobierno relacionadas con la gestión de la calidad del aire.

El OCCAMM, al igual que muchos otros observatorios, atiende el reto de la contaminación y su impacto en la salud en un escenario de crecimiento poblacional, industrial y urbano acelerado. Como organización de la sociedad civil busca soluciones para retos en materia de calidad del aire que durante años no han sido atendidos, entre ellas la creación de un órgano autónomo en la materia. Gracias a su trabajo constante de investigación, difusión e incidencia, ha revelado cómo es que la contaminación atmosférica está afectando la salud y la economía de los habitantes de la ZMM y ha propuesto acciones para mejorar la calidad del aire desde los sectores implicados.

4. Iniciativa de Arrecifes Saludables (HRI)

La Iniciativa de Arrecifes Saludables (HRI, por sus siglas en inglés) es un observatorio organizado como programa colaborativo internacional de investigación, gestión y conservación, enfocado en los arrecifes de coral del Sistema Arrecifal Mesoamericano (MAR). Tiene como visión mejorar la comprensión científica del MAR y su salud a través de intervenciones estratégicas para su manejo eficiente. Colabora con más de 73 instituciones de investigación, conservación y con diferentes agencias de gobierno, traduciendo la información científica más reciente a recomendaciones puntuales que mejoran los resultados de los programas de conservación de cada uno de los cuatro países que comparten el arrecife.

La HRI fue la primera iniciativa en desarrollar indicadores ecológicos, umbrales y un sistema de calificación para la salud de los arrecifes de coral en 2007, mismos que ahora se replican a nivel mundial. Los indicadores y sistemas de calificación se publican cada dos años.

Algunos de sus éxitos colaborativos incluyen lograr la protección total de los peces loro en México, Belice, Guatemala y las Islas de la Bahía de Honduras. También desempeñó un papel fundamental en la prohibición de la exploración de petróleo en la Zona Económica Exclusiva de Belice en 2017 y en la eliminación del Sistema de Reservas de Arrecifes de Belice de la lista de sitios del Patrimonio Mundial en Peligro, en el año 2018.

Infografía elaborada por la National Oceanic and Atmospheric Administration (NOAA); traducción de Roxana Chávez Elorriaga

5. Red de Observadores Ciudadanos A.C. (ROC)

La Red de Observadores Ciudadanos A.C. (ROC) es una organización de la sociedad civil en México que surge en 2009 como respuesta al reto de incrementar los esfuerzos de vigilancia dentro de las Áreas Marinas Protegidas (AMP) de la Bahía de La Paz, B.C.S. Este hecho se debió, principalmente, a la falta de recursos y personal de las autoridades a cargo de la gestión de los recursos naturales marinos de la región.

La ROC ha desarrollado un modelo de vigilancia ciudadano que día con día es más efectivo, brindando información confiable sobre el estado de derecho en el mar. El modelo de operación parte de la estrecha colaboración con autoridades federales a cargo de la administración de los recursos naturales y de la aplicación de la ley dentro y fuera de las AMP. Además, el personal de la ROC a cargo del registro de dicha información es avalado por PROFEPA, bajo la herramienta jurídica denominada Comité de Vigilancia Ambiental Participativa (CVAP), en materia de vida silvestre. Dicha acreditación certifica a los miembros de la ROC como vigilantes ambientales en la Bahía de La Paz y sus AMP. Combinados, estos organismos representan la principal fuente de detección y control de la pesca ilegal y malas prácticas de turismo náutico en la región.


“La ROC ha desarrollado un modelo de vigilancia ciudadano que día con día es más efectivo, brindando información confiable sobre el estado de derecho en el mar.”


El modelo de la ROC, probado con éxito por más de 14 años, puede ser replicado en otras regiones costeras como el Caribe mexicano y las lagunas costeras del Pacífico norte.

6. Observatorio Mexicano de Emisiones de Metano (OBMEM)

El metano (CH4) es un gas natural incoloro, inodoro y altamente flamable. Es el segundo gas de efecto invernadero que más contribuye al calentamiento global: el dióxido de carbono (CO2) representa el 75% de las emisiones globales, y el metano, el 18%. El metano, al interactuar con la luz solar favorece la formación del ozono a nivel del suelo, el cual produce efectos nocivos a la salud humana. Es fundamental que la ciudadanía se informe y tome conciencia sobre los impactos negativos asociados a las emisiones de metano. En términos de generación y reporte de información, a través de imágenes satelitales, se sabe que las emisiones de metano en México son 45% más altas que las reportadas en el inventario oficial, y lo mismo sucede con las emisiones del sector del petróleo y gas, las cuales son 100% más altas.1

En este marco, el Observatorio Mexicano de Emisiones de Metano (OBMEM) se crea como una plataforma de información al público, cuyo objetivo es vigilar e impulsar el cumplimiento de la regulación en materia de reducción de emisiones de metano del sector petrolero y de gas, principales emisores de este gas de efecto invernadero. Este observatorio ciudadano busca crear espacios de colaboración con diferentes actores para impulsar el diálogo y la acción hacia el cumplimiento de los compromisos internacionales y de la normatividad federal adoptada en la materia. Además, publica información y vigila el cumplimiento de la regulación y la normatividad nacional correspondiente.

Reflexión final

La Unión Europea alberga diversos ejemplos de observatorios consolidados que han ayudado a empoderar a la sociedad europea en temas clave como el desarrollo sostenible y la construcción de políticas públicas basadas en la ciencia. Destacan el Observatorio del Desarrollo Sostenible de la Unión Europea, el Observatorio de la Ciencia Ciudadana de España, el Observatorio de Acción Climática de Madrid, el Observatorio Europeo de las Vulneraciones de los Derechos de Propiedad Intelectual y el Observatorio de las Políticas del Agua.

Algo sorprendente en la dinámica de esta región es que la misma Unión Europea provee espacios y financiamiento a los observatorios con el fin de desarrollar las agendas de interés y capitalizar las oportunidades de participación de los ciudadanos. Hay una apropiación de los observatorios como parte de la institucionalidad europea, con una sociedad integrada y equilibrada que construye, de la mano de las autoridades, el buen gobierno.

La madurez de los observatorios en la Unión Europea se nutre del diálogo y la colaboración entre la sociedad civil y las instituciones a través de la organización de audiencias públicas, talleres, estudios de impacto, conferencias y plataformas de intercambio, basadas en las mejores prácticas internacionales.

Y es que los observatorios ciudadanos son como los niños de la democracia. Una vez que aprenden a hablar, expresan lo que piensan, reconocen y sienten con claridad y de forma directa.

La elección de nuestros gobiernos, base sobre la que se fundan los Estados-nación actuales, no es suficiente para un ejercicio democrático pleno. A los votantes se les prometen grandes resultados. Ya durante el ejercicio de la autoridad, es común ver casos de amnesia electoral y al ciudadano se le presenta un panorama muy estrecho de participación. Las más de las veces, dicha participación se limita a observar pasivamente lo que hacen los gobernantes, para aprender de ello y tratar de corregir el rumbo en el siguiente proceso electoral.


“[…] debemos fortalecer, en México, los observatorios ciudadanos, grupos organizados de la sociedad civil con el conocimiento técnico y las capacidades necesarias para exigir rendición de cuentas a los gobiernos en tiempo real y a lo largo de diferentes administraciones.”


Para llenar este vacío debemos fortalecer, en México, los observatorios ciudadanos, grupos organizados de la sociedad civil con el conocimiento técnico y las capacidades necesarias para exigir rendición de cuentas a los gobiernos en tiempo real y a lo largo de diferentes administraciones. La acción ciudadana organizada es la mejor herramienta con que contamos para participar, directa y efectivamente, en un verdadero ejercicio democrático horizontal. Apoyar estas iniciativas es la mejor apuesta para lograr que un buen gobierno, con resultados, sea prioridad para todos, siempre.

Sin duda, México se beneficiará de una mayor interacción entre el gobierno y los observatorios ciudadanos, especializados en una gran variedad de temas y retos como la calidad y abasto de agua, la operación y manejo de nuestros recursos naturales, la transición a energías limpias, la reducción de la emisión de gases de efecto invernadero, la calidad del aire, la movilidad sustentable, la impartición de justicia, la educación y la salud pública, por mencionar algunos. Esto permitirá aprovechar la inteligencia, permanencia y conocimiento multidisciplinario de la sociedad, incluyendo a la academia y las organizaciones civiles. Además, facilitará la toma de decisiones acertadas y propiciará una mayor transparencia en la gestión de los recursos públicos. No hacerlo nos restará competitividad, prosperidad y relevancia como nación, con un severo impacto en el potencial y las oportunidades de las siguientes generaciones. EP

  1. Fuente: UNEP, 2022. An Eye on Methane: International Methane Emissions Observatory 2022, en www.obmem.mx []

Para encontrar este texto, visita nuestra sección en la Revista Este País

Compártelo en tus redes