Una Agencia del Aire

Por: Lorenzo J. de Rosenzweig

Enero 27, 2023

El 12 de enero del presente fuimos la ciudad con el aire más contaminado del planeta por material particulado, de acuerdo con el Air Quality Index (AQI), un monitor global de calidad de aire. Casi quince días después el tema se mantiene con un alto perfil en los medios y la agenda pública del estado, y diferentes autores y expertos profundizan en el análisis para entender cómo llegamos aquí y mucho más importante, determinar qué podemos hacer para salir de esta situación que afecta gravemente nuestra salud y calidad de vida.

El pasado 28 de enero de 2024, miles de ciudadanos tomaron la Explanada de los Héroes para exigir aire limpio y reclamar el cierre de la Refinería de PEMEX en Cadereyta. Padres de familia, niños, jóvenes, personas mayores y especialistas de la salud como el Colegio de Pediatría de Nuevo León se congregaron frente al Palacio de Gobierno para participar en el suceso organizado por sociedad civil. Más de diez mil personas firmaron digitalmente la petición del cierre.  Esa misma tarde, el gobernador de Nuevo León expresó que la Refinería debe irse de Cadereyta, al no poder seguir comprometiendo la salud de los habitantes. Por otra parte, los presidentes municipales del área metropolitana y los legisladores federales convocaron una sesión para modernizar o, en su caso, reubicar dicha refinería. Acto seguido, el gobierno de Nuevo León ingresa una iniciativa al Congreso Federal y otra Congreso del Estado para eliminar las restricciones a las facultades de las autoridades estatales que actualmente se consideran facultad federal.

Comenté en una columna reciente (No están solas, diciembre 24, 2023) seis casos de éxito en las ciudades con mayor contaminación atmosférica del planeta, entre ellas Nueva York, en el noreste de los Estados Unidos y Barranquilla en Colombia.

Entre las conclusiones del reporte destaca la importancia de establecer mecanismos de gobernanza público-privados que informen verazmente sobre la calidad del aire y transparenten las decisiones, medidas e inversiones del gobierno y el sector privado en la materia. Para la Zona Metropolitana de Monterrey, con sus dieciocho municipios conurbados, la propuesta ciudadana de crear una Agencia Autónoma de la Calidad del Aire para Nuevo León es ahora de la mayor importancia, y un paso indispensable en la dirección correcta, para asegurar un aire limpio.

Nuestro estado ya cuenta con una Agencia para la Calidad del Aire, sin embargo, no es autónoma. Es una entidad actualmente desconcentrada, establecida como descentralizada en la Constitución del estado, finalmente dependiente del gobierno estatal, y además, sin presupuesto suficiente para su adecuada operación.

Requerimos de una Agencia con personalidad jurídica y potestad normativa o reglamentaria, con facultad para dictar normas jurídicas reconocidas por el sistema legal y con capacidad de formular su regulación interna. Una que pueda verificar el cumplimiento de los lineamientos que la propia Agencia establezca y que aplique la normatividad mediante los planes, programas, acuerdos, proyectos y acciones pertinentes en materia de calidad del aire.

A través de un equipo técnico remunerado mantendría actualizados los monitoreos de la calidad del aire y el inventario de las fuentes emisoras: fijas, móviles y de área. Estaría igualmente facultada para participar en la operación y mantenimiento de la red de monitoreo atmosférico, el diseño e implementación de programas de respuesta a contingencia atmosférica y de sistemas de vigilancia en salud de calidad del aire.

Adicionalmente diseñaría, desarrollaría y aplicaría instrumentos económicos que incentiven el cumplimiento de los objetivos de la política en materia de gestión de la calidad del aire y de protección a la atmósfera.

Para financiar la operación de la agencia sería imprescindible la creación del Fondo Estatal de Calidad del Aire, como un fideicomiso público, integrado con los recursos producto de recaudación, fiscalización y administración de las contribuciones, productos y aprovechamientos estatales relacionados con el cuidado a la calidad del aire. Esto le brindaría autonomía financiera, presupuestaria, técnica y de gestión.

Su gobernanza se realizaría a través de un Consejo Directivo y un Comité Técnico, ambos incluyentes, plurales y de carácter honorífico, representados por sociedad civil, academia, especialistas en salud y autoridades como cuerpos asesores y promotores de las acciones que se emprendan.

Otros ejemplos en el mundo, caso particular el de la Agencia Ambiental Europea, nos muestran que sociedad civil, sector privado y gobierno pueden sumar capacidades y voluntades para mejorar la calidad del aire que personas mayores, adultos y niños respiran en las ciudades.

Como muchos otros retos que enfrentamos al vivir en grandes urbes, el del deterioro del aire es uno de enorme complejidad, tanto por la diversidad de las fuentes de contaminantes como por su compleja interacción con la geografía, las condiciones meteorológicas y las fuentes naturales. Otro de los grandes retos radica en la compleja gobernanza actual del aire en México, dispersando la responsabilidad de las fuentes emisoras dentro de una cuenca atmosférica a una diversidad de autoridades a nivel municipio, estado y federación, lo que dificulta la agilidad para avanzar en temas tan básicos como normativa, regulación, inspección, vigilancia, incentivos, investigación y protección de la salud de una forma efectiva.

En una ciudad como la nuestra dependemos no sólo de la funcionalidad de nuestra cuenca atmosférica, un recurso natural compartido y vital. También dependemos de una gobernanza que simplifique la gestión de la calidad del aire a través de un ente con capacidades, recursos y continuidad.

Alineando esfuerzos hay esperanza y podemos aspirar, como sociedad y custodios del futuro de nuestros hijos y nietos, a tener un aire tan limpio como el de Dinamarca.

 

#TerraHabitus #CiudadesSostenibles #ResilienciaHídrica #PaisajesRegenerativos #FinanzasParaLaConservación #LorenzoRosenzweig #AireLimpio #AgenciaDelAire #MonterreyLimpio

Compártelo en tus redes